Ir directamente al contenido
Bodegas que debes visitar

Bodegas que debes visitar

Creado para ser uno de los premios más codiciados del universo del vino, el World’s Best Vineyards publicó su lista de 2022 a finales del año pasado. La cuarta edición de la elección, que cuenta con 500 jurados entre sumilleres, enólogos, críticos y expertos en el tema, tiene, sin embargo, un gran diferencial.

El ranking considera la cantidad y calidad de las experiencias ofrecidas por cada bodega a sus visitantes, incluyendo puntos como la gastronomía, la estructura, el alojamiento (si lo hay), las visitas, las catas y las iniciativas sostenibles, entre otros. Entre las 50 bodegas mencionadas en el premio, hay muchas de Sudamérica, pero este año el gran campeón ha sido el Antinori nel Chianti Classico, en la impresionante Toscana italiana.

Conozca a los diez ganadores y sus atracciones dentro del World’s Best Vineyards 2022.

Los 10 ganadores

1ª – Antinori Nel Chianti Classico

La bodega italiana lleva produciendo vinos desde ITALIA 1385 y cuenta con una tradición de más de 26 generaciones de viticultores. Con nueve propiedades repartidas por el valle del Chianti y Umbría, la estructura de la bodega de San Casciano in Val di Pesa llamó la atención del jurado.

Además de su sorprendente arquitectura, totalmente integrada con la naturaleza verde de las colinas entre encinares y olivares, la bodega respeta los preceptos de sostenibilidad y conservación, por si fuera poco ofrece bellas experiencias.

El lugar también cuenta con el moderno Rinuccio 1180, un restaurante que sirve cocina toscana clásica e invierte en ingredientes orgánicos y de temporada de productores locales.

Entre los distintos programas, hay catas que tienen lugar en cápsulas de cristal sobre barricas de roble. Todas las visitas (hay tres opciones, a partir de 45 euros por persona) comienzan con una introducción a la historia y la filosofía de la familia Antinori, que son los anfitriones y ensalzan la cultura toscana a través de diversas manifestaciones, entre las que destaca la impresionante colección de arte.

Los recorridos pueden evolucionar hacia una visita a los viñedos, una visita arquitectónica, una cata de etiquetas e incluso un almuerzo en Rinucio 1180, en función del paquete adquirido.

2ª – Bodegas de los Herederos del Marqués de Riscal

Una atracción en sí misma en Rioja, el complejo enoturístico Ciudad del Vino, diseñado por el arquitecto canadiense Frank Gehry, impresiona por sus formas futuristas en contraste con la bodega original, construida en 1858 y pionera en la región.

Cuenta con el hotel Marqués de Riscal, que ofrece un spa con tratamientos y productos Caudalie, tres restaurantes (uno de ellos con una estrella Michelin), tiendas y cafeterías. Los programas de visitas guiadas (a partir de € 22 por persona) comienzan con un recorrido por la antigua bodega y varían en el número de etiquetas degustadas.

3ª – Montes Wines

En el Valle de Colchagua, una de las regiones productoras más prósperas de Chile, Montes fue clasificada número 1 por la edición 2021 de World’s Best Vineyards. La bodega se inspira en el Feng-Shui, la sostenibilidad y la tecnología gravitacional para toda su estructura y métodos.

La idea es que las energías fluyan y contribuyan a la buena producción de uvas y vinos. Las visitas proponen paseos y la integración con esta energía mientras se observa la producción. También hay un bosque de 445 hectáreas y el restaurante Fuegos de Apalta, propiedad del aclamado chef argentino Francis Mallmann, enclavado entre los viñedos.

El programa incluye paseos en bicicleta y visitas guiadas a las bodegas con más de 800 barricas, que descansan al son de cantos gregorianos.

4ª – VIK

Ubicada en el Valle del Cachapoal, a 160 km de Santiago, Vik combina hotelería de súper lujo con la vida en una bodega que usa tecnología y conceptos apoyados en la sustentabilidad. La futurista construcción erigida en lo alto de una colina alberga una profusión de obras de arte, muebles de diseño y enormes cristaleras que proyectan la mirada sobre los viñedos hasta donde alcanza la vista.

Dos restaurantes de cocina chilena están abiertos también a los no huéspedes. Las visitas guiadas incluyen paseos a caballo, picnics, clases de cocina y, por supuesto, degustaciones de las etiquetas galardonadas de la bodega, además es uno de los principales socios de WINE. La estadía cuesta a partir de US$ 500, y las visitas o degustaciones deben ser agendadas.

5ª – Schloss Johannisberg

La bodega se encuentra en un contexto de cuento de hadas, ya que ocupa un palacio neoclásico del siglo XVIII en lo alto de una colina de Rheingau, epicentro del enoturismo en Alemania. Los viñedos históricos tienen más de 1,200 años, con la primera producción mundial de la variedad de uva Riesling, el mayor tesoro de la región.

Las visitas guiadas a la extensa finca (desde 27 euros por persona) pueden combinarse con un almuerzo gourmet en el restaurante Schloss-schänke, con impresionantes vistas del valle.

Entre las atracciones dignas de mención, la biblioteca subterránea de 900 años de antigüedad alberga las botellas más preciadas de la bodega. En verano, acoge festivales de música, conciertos y programación cultural.

6ª – Gonzáles Byass / Bodegas Tio Pepe

Famoso por ser producir el mítico Jerez, elaborado a partir de la uva palomino, el complejo Tío Pepe puede recorrerse en visitas guiadas (desde 19 € por persona) que abarcan los viñedos, las salas de embotellado y las bodegas de crianza del siglo XIX.

Las visitas finalizan con la degustación de cuatro tipos de Jerez clásico de la bodega, así como con la posibilidad de probar vermuts y brandies jerezanos maridados con tapas típicas andaluzas. Inaugurado en 2020, el llamado “primer hotel jerezano del mundo” está situado en el corazón del casco antiguo de Jerez y ocupa una antigua casa usada por labradores de la bodega.

Dispone de 27 suites, bar panorámico, restaurante, piscina y spa con tratamiento de enoterapia.

7ª – Robert Mondavi Winery

Una de las bodegas más famosas del valle californiano de EE.UU. Napa se encuentra justo al lado del emblemático viñedo To Kalon, donde Mondavi estableció su finca en 1966.

Conocido por producir algunos de los mejores Cabernet Sauvignon del mundo, así como uvas Sauvignon Blanc con las que creó su exclusivo vino Fume Blanc, visitar la finca es revisitar la historia del vino en Estados Unidos.

Todo ello con mucho glamour y unas impresionantes vistas de las montañas Mayacamas desde la terraza de la finca.

Las visitas pueden incluir sólo degustaciones y recorridos por los viñedos y bodegas o agregar experiencias gastronómicas. A partir de US$ 65, mediante reserva.

8ª – Quinta do Crasto

El idílico paisaje del valle del Duero, considerado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, ya merecería la visita. El momento, sin embargo, puede enriquecerse con una (larga) visita a Quinta do Crasto, que cuenta con un pequeño hotel, con solo cuatro lujosos alojamientos, y una piscina con borde infinito sobre el río que atraviesa el valle lista para ser publicada en las redes sociales.

La familia Roquette, propietaria de la Quinta, recibe a sus huéspedes en un ambiente familiar. La visita guiada comienza en las bodegas, pasa por las cavas de barricas donde maduran los mejores vinos, el viñedo de María Teresa, el más famoso de la vinícola, y sigue con una breve descripción de los métodos de elaboración del vino y luego a los laboratorios.

La visita finaliza en la Casa Centenária, donde es posible degustar cinco vinos. Los precios deben ser consultados.

9ª – Catena Zapata

Esta bodega, una de las más populares de Mendoza, fue fundada en 1902 por el inmigrante italiano Nicola Catena, abuelo del legendario Nicolás Catena Zapata, el “padre” del Malbec. Además de los famosos vinos y de ser un icono de la variedad en el Nuevo Mundo, el lugar llama la atención por su arquitectura piramidal, inspirada en los templos mayas.

La idea es que el lugar sea un templo del vino, una impresión realmente palpable durante el recorrido. Los que quieran ser “enólogos” por un día pueden arriesgarse a hacer su propia mezcla de Malbec. El recién inaugurado restaurante Angélica, con un menú del chef Iván Azar, ya es una sensación en Mendoza.

10ª – Bodega Garzón

Emergiendo como un destino enoturístico cada vez más popular y completo en Uruguay, más concretamente en la región de Maldonado, cerca de Punta Del Este y del balneario de moda José Ignacio, alberga esta bodega joven, sostenible y con certificación LEED.

Inaugurado en 2016, cuenta con 2,200 hectáreas de zona verde con una biodiversidad asombrosa. Además de las visitas con degustación, el lugar es ideal para practicar senderismo, hacer picnics entre los viñedos, montar a caballo e incluso dar un paseo en globo. También hay un campo de golf y un restaurante con platos típicos avalados por el reconocido chef francés Francis Mallmann.

Otras bodegas

Nominadas en los puestos 24 y 25 de la lista, respectivamente, Opus One Winery (EE. UU.) yBodegas Salentein (Argentina) merecen figurar en la lista de deseos de cualquiet enófilo.

En la región del Valle de Napa, Opus One (www.opusonewinery.com) nació de la iniciativa de asociación entre el viticultor estadounidense Robert Mondavi y el barón francés Philippe de Rothschild y sólo produce dos vinos llamados “napamedoc” (combinación de Valle de Napa y Médoc, famosa región productora de Burdeos, en Francia) que envejecen al menos 18 meses en barricas francesas.

Por tanto, más que una visita, el lugar propone un contacto con un universo insólito de la confluencia de un vino que une el Viejo y el Nuevo Mundo. Una vez en Mendoza, vale la pena visitar e incluso alojarse en Bodegas Salentein (www.bodegasalenstein.com), una de las más destacadas del Valle de Uco, para comprobar la “alquimia” comandada por el bodeguero José Galante, conocido como el padre de la enología moderna argentina.

También te puede interesar