Ir directamente al contenido
Vino rosado: que es y como maridar

Vino rosado: que es y como maridar

Ligero, refrescante y versátil son las palabras adecuadas para definir el vino rosado, un compromiso entre tinto y blanco que está cada vez más presente en estanterías y bodegas. Considerado por muchos como un “vino de moda”, el rosado ha sido muy popular porque va bien en los días más calurosos. 

Alguna vez fue visto como menos noble, hoy se conoce como el vino de verano, vino de piscina, vino de playa y muy bien se puede consumir en cualquier época del año en un país tropical como el nuestro.

Pero, ¿qué diferencia al vino rosado de los demás? Además del color, podemos decir que es el método utilizado en su proceso de producción. El resultado es una bebida rosada que juega con la paleta de colores y puede variar entre melocotón y violeta claro. El color viene definido por los hollejos de las uvas tintas con las que se elabora. 

Generalmente, entre las variedades de uva más solicitadas para la elaboración de un buen rosado se encuentran Pinot Noir , Garnacha y Tempranillo . 

Métodos de elaboración de los vinos rosados

Los rosados ​​se elaboran a partir de mosto de uva de vino tinto expuesto a un estricto contacto con los hollejos. Entre los métodos de elaboración de los rosados ​​se encuentran el prensado directo, la maceración corta, el sangrado y el despiece.

En el prensado directo, las uvas tintas se trituran suavemente de la misma forma que en la elaboración de los vinos blancos, provocando que el mosto quede ligeramente pigmentado por las propiedades de los hollejos. Luego, la bebida pasa a la fermentación sin la piel. Este proceso suele dar como resultado vinos más delicados en el paladar y de color más claro en la copa. 

En maceración, la preparación es similar a la del vino tinto, pero con las uvas propias del rosado. La uva se prensa y se lleva a depósitos de fermentación, donde se mantiene en contacto con el líquido durante un breve período de tiempo, que puede variar entre seis y 24 horas.

Cuando la bebida alcanza el color deseado, el jugo se separa de las cáscaras y comienza la fase de fermentación. El breve contacto con la corteza, además del color, aporta propiedades específicas, como el tanino y los aromas. 

Además del prensado y maceración directa, también se produce la elaboración de rosados ​​mediante sangría, que extrae el líquido para la elaboración del rosado al inicio de la fermentación de la uva durante la elaboración del vino tinto. 

Cuando el azúcar empieza a transformarse en alcohol, se retira una parte para que se pueda preparar el rosado, mientras que el resto del mosto pasa a hacer el tinto. Por lo tanto, este método se usa menos y hace que muchos consideren el rosado un subproducto del vino tinto. 

Por último, los rosados ​​elaborados con el método de corte son los que surgen de una mezcla de vino tinto y blanco. El proceso no está permitido en Europa, pero se adopta en países como Estados Unidos y Sudáfrica.

Ahora que conoces las principales características y métodos de producción de esta querida, ¿qué tal si descubres las posibilidades en la mesa? 

Verifica también: La combinación perfecta entre vino y platos vegetarianos

Maridando el vino rosado

Es una opción muy indicada para quienes gustan de los vinos tintos y quieren variar un poco sin apostar por los blancos. Eso es porque muchos rosados ​​tienen características similares a algunos tintos, como notas afrutadas y una versatilidad que garantiza combinaciones con una buena variedad de platos. Es importante que se sirvan a temperaturas más bajas, asegurando la frescura de la bebida.

Al ser ligero, tiene la ventaja de no dominar el sabor de la comida, y va bien con entrantes y ensaladas, además de ir acompañado de preparaciones de mariscos y carnes. Es decir, si lo desea, puede servir un buen rosado en un picnic al aire libre con amigos durante el día o en una cena romántica que ¡tendrá éxito en su misión!

Para abrir el apetito, sirve el rosado con tabla de embutidos con quesos blancos, aceitunas y castañas. Si quieres algo más sustancioso, apuesta por las preparaciones de mariscos: paella, arroz de pulpo y gambas, moqueca, o simplemente un pescado al horno, como salmón o atún. Las pizzas de queso, las pastas con salsa blanca o jugo y las carnes blancas también se incluyen en la lista de posibles combinaciones.

Ahora que conoces mejor la elaboración y el maridaje de vinos rosados, conoce el nuevo club de firmas de vinos de México: el WINE Club.

Te suscribes y recibes etiquetas increíbles mensualmente en tu casa.

¡Aprende más y disfruta!

También te puede interesar